Lanaccess | Cámara Centro

CÁMARA CENTRO: LA SOLUCIÓN IDÓNEA PARA
LA GESTIÓN REMOTA DE VIDOEGRABADORES

Características de la tecnología de Cámara Centro

La tecnología de Cámara Centro ofrece gestión remota fluida de los videograbadores sin comprometer la calidad de grabación:

Visualización remota fluida de cámaras de manera individual
Visualización remota fluida de todas las cámaras simultáneamente mediante un único flujo
Reproducción remota fluida de grabaciones de una cámara (facilita búsqueda de imágenes asociadas a una incidencia)
Reproducción remota fluida de todas las cámaras simultáneamente (facilita búsqueda de imágenes asociadas a una incidencia)
Descarga sólo de los fragmentos de interés de las grabaciones

Gestión remota

Cuando se dispone de una planta de codificadores de vídeo o videograbadores distribuidos en un área geográfica extensa es habitual que el canal de comunicaciones entre el centro de control y los dispositivos remotos sea limitado. Es el caso, por ejemplo, de las agencias bancarias y de muchas otras organizaciones con un número elevado de delegaciones, en diversos sectores como la distribución, la logística, el juego o la energía.


En este tipo de instalaciones surgen las siguientes necesidades:
Grabar vídeo en las delegaciones remotas con la máxima calidad posible
Visualizar vídeo en el centro de control de manera fluida
(con un refresco de imagen razonable), para facilitar una rápida identificación del tipo de incidencia y por lo tanto también reaccionar con celeridad si es necesario. En ocasiones se desea visualizar una sola cámara, en otras varias cámaras simultáneamente.




En el momento de configurar un videograbador estas dos necesidades pueden resultar contradictorias. Si se configura una mayor calidad de vídeo éste ocupa un ancho de banda mayor, lo que acaba implicando un menor refresco de imagen cuando se accede remotamente. Si por el contrario se prima la visualización remota, se configura el equipo con menor calidad y cuando se produce un incidente la calidad de las grabaciones no es la deseada.

Una primera regla básica para optimizar la explotación de los videograbadores remotos (y también la capacidad de disco duro necesaria) consiste en seleccionar videograbadores que utilicen los algoritmos de compresión recientes, ya que son más eficientes y ocupan menor ancho de banda de la red y disco duro. En la actualidad, el algoritmo más eficiente es el H.264, seguido por el MPEG4. Es conveniente descartar opciones con otros algoritmos, como JPEG, MJPEG, MPEG2, MPEG o algoritmos propietarios, que son mucho menos eficientes.

¿Sirve cualquier videograbador H264 para una instalación remota?


El comportamiento de cualquier videograbador H264 va a ser mejor que el de un videograbador que sea menos eficiente comprimiendo, pero para una gestión óptima es necesario romper la dualidad calidad de grabación – reproducción remota fluida.

Una de las técnicas empleadas es el doble flujo. Consiste en generar dos flujos de vídeo por cada cámara. El flujo para grabar puede ser de mayor calidad, mientras que el segundo flujo, utilizado para transmitir vídeo en tiempo real de manera fluida, es de menor calidad y por lo tanto se transmite bien por un ancho de banda limitado. Esta técnica resulta útil y mejora la gestión remota de los videograbadores. Sin embargo, resuelve sólo parcialmente las necesidades.

Analizando con más detalle las necesidades de visualización en tiempo real de un operador que debe gestionar videograbadores remotos:

Un operador desea ver vídeo de una cámara conectada al videograbador de manera fluida. La técnica del doble flujo le ofrece esta prestación.
Un operador desea poder ver también de manera simultánea varias cámaras de manera fluida y a ser posible también de manera sincronizada. El doble flujo no resuelve esta necesidad. Los flujos independientes de cada cámara se agregan cuando se visualizan de manera simultánea, saturando el ancho de banda y provocando una falta de fluidez (pocas imágenes por segundo) de todas las cámaras visualizadas.

Por otra parte, el operador también deberá acceder al vídeo grabado, idealmente en dos fases diferenciadas:
Cuando se produce un incidente, en una primera fase el operador deberá seleccionar las cámaras y los intervalos de tiempo que son relevantes para la resolución del incidente. En un caso general, si la calidad de vídeo grabado es alta y el ancho de banda de transmisión más reducido, esta búsqueda del fragmento de vídeo deseado puede resultar lenta y pesada, o bien incluso requerir una descarga de las grabaciones de un intervalo grande de tiempo que puede retrasar el análisis de la incidencia. Es muy interesante para el operador disponer de herramientas que faciliten esta búsqueda.
Si el videograbador dispone de prestaciones que faciliten la búsqueda sin una descarga previa, la segunda fase será propiamente la de descarga de la grabación a la máxima calidad a la que esté disponible.

Cámara Centro, la solución idónea

La tecnología de Cámara Centro de Lanaccess da respuesta a todas las necesidades de gestión remota de videograbadores, tanto para visualización como para búsqueda de grabaciones. Para conseguirlo, hace uso básicamente de dos técnicas:
Multiplexación (o creación de mosaicos). Permite generar flujos de vídeo que incluyen, en forma de mosaico, varias cámaras. De este modo se puede transmitir un único flujo con información de varias cámaras utilizando de manera óptima el ancho de banda de comunicación disponible.
Transcodificación. Permite recodificar el vídeo de una grabación de manera que se adapte al ancho de banda disponible, facilitando las búsquedas.

Visualización de vídeo

Para comparar las diferentes técnicas supongamos un caso concreto en el que se desea grabar a una calidad que requiere un ancho de banda de 500 kbps, pero sólo se dispone de un ancho de banda de 128 kbps para realizar la gestión remota. Supongamos también que se graban 6 imágenes por segundo con resolución 4CIF.

Visualización de una cámara: (*)
Si no se dispone ni de doble flujo ni de Cámara Centro se deberá visualizar el mismo flujo que se utiliza para grabar. Por lo tanto, sólo podrá transmitir una fracción pequeña de las imágenes generadas, y será sólo posible ver una imagen cada 2 ó 3 segundos, dificultando la gestión remota.
Si se dispone de doble flujo la visualización de una cámara es óptima, ya que se configuraría un flujo adaptado al ancho de banda disponible, por ejemplo con resolución CIF y 6 imágenes por segundo.
Si se dispone de Cámara Centro la visualización es óptima, ya que se genera un flujo de vídeo adaptado al ancho de banda disponible, por ejemplo con resolución CIF y 6 imágenes por segundo.

Visualización de varias cámaras simultáneamente: (*)
Si no se dispone ni de doble flujo ni de Cámara Centro el problema de visualización remota se agrava. Si se visualizan 4 cámaras puede disponerse tan sólo de una imagen cada 12 ó 16 segundos de cada una de ellas.
Si se dispone de doble flujo el ancho de banda de las diversas cámaras se agrega. Si se visualizan 4 cámaras puede pasarse a ver una imagen cada 2 segundos de cada cámara.
Si se dispone de Cámara Centro la visualización es óptima, ya que se genera un flujo con las 4 cámaras adaptado al ancho de banda disponible, se seguirá disponiendo de 6 imágenes por segundo de todas las cámaras.

Búsqueda y descarga de grabaciones

Para la búsqueda de grabaciones existen también diferencias significativas. El doble flujo no aporta ninguna ventaja de cara a la búsqueda de grabaciones. Supongamos que se desea analizar un incidente que sabemos que ha sucedido en una franja horaria de una hora, sin saber cuáles de las 4 cámaras aportan información relevante.

Si no se dispone de Cámara Centro habitualmente se descargarán primero todas las grabaciones para después reproducirlas localmente. El problema es que la descarga de las grabaciones de una hora requiere, por un ancho de banda de 128 kbps, de casi 16 horas. Una vez descargadas, habrá que analizarlas, seleccionar y cortar los fragmentos deseados.
Si se dispone de Cámara Centro se puede empezar a analizar el incidente de inmediato. Se puede reproducir la grabación en mosaico, seleccionar las cámaras y los intervalos de tiempo deseados y descargar las grabaciones individuales. Si suponemos que el fragmento deseado son 5 minutos de 3 de las 4 cámaras, sólo se descargan esos fragmentos, operación que se realizará en menos de 1 hora, es decir, 16 veces más rápido que en el caso anterior.



(*) Los valores de refresco de imagen no pretenden ser exactos sino simplemente dar un orden de magnitud para la comparativa de tecnologías. Los valores realmente obtenidos dependerán de diversas opciones de configuración de los equipos.